Panini Manga: Jojo's Bizarre Adventure - Phantom Blood #1

Resultado de imagen para ファントムブラッド #1 1987


Tengo que admitir que mi único acercamiento con Jojo's Bizarre Adventure fue ese raro juego de peleas para Dreamcast hace ya muchísimos años, así que cuando mis amigos adultos actualmente me vendían Jojo's Bizarre Adventure esperaba un shonen al mismo nivel de Dragon Ball o Saint Seiya, por la pasión con la que hablan de la serie. Cuando abrí el manga por primera vez, me dio la sensación de que estaban en lo correcto: asesinato a sangre fría y sin censura en un ritual maya para activar una máscara que da poderes a quien la posee. Poco sabía yo que en realidad era una historia que pondría celoso a cualquier producción de Televisa o a la serie de Una Serie de Eventos Desafortunados de Netflix.

Todo empieza con los padres de nuestros personajes principales: Dio y Jonathan. El padre de Jonathan es un hombre acaudalado que tiene un accidente en su carreta y cae por un acantilado, al ver esto, el padre de Dio se acerca al accidente pensando que todos murieron y empieza a robarles sus pertenencias, pero no cuenta que el señor Joestar no está muerto y piensa que se acercó para salvarles la vida. Por desgracia, su esposa murió, pero su hijo sobrevive. 

Años después, en su lecho de muerte, el padre de Dio le dice que Joestar le debe una y que cuando muera debe de ir con él, que lo tratará como su propio hijo por lo ocurrido. Al pasar esto, Dio, nuestro antagonista, se dirige a la casa Joestar con una sola misión: Quedarse con la herencia de los Joestar sin importar lo que tenga que hacer. Y cuando digo lo que sea, es lo que sea. Un sin fin de tretas malvadas de villano de telenovela mexicana empiezan a suceder a manos de Dio, un personaje al que no puedes ni odiar ni amar, y que está en un punto medio de la lástima y la mediocridad que sólo se ve opacada por la mediocridad aún mayor del personaje que es Jonathan. 

La conclusión de toda la revuelta es como de gran final en domingo a las 8 de la noche, donde todos se enteran que Dio es malvado con un giro cliché donde confiesa todo y el afectado está del otro lado de la puerta escuchándolo todo. Todo esto tiene un giro que levanta esto de su afán telenovelesco, pero toda esa sensación te da durante todo el número.

Y, sin embargo, es realmente entretenida y absorbente por la forma en que está contada, sus ridículos personajes mal proporcionados que harían sonrojar a Rob Liefeld, y todo este pastiche de villano de telenovela al que culturalmente estamos tan acostumbrados. Me imagino que esto era novedad para 1987 cuando fue publicado, pues ahora esta narrativa se siente llena de clichés, pero es culpa del crecimiento de la cultura.

La edición es muy bella y está de buen tamaño para el precio que tiene, y con su periodicidad mensual, estaremos alcanzando a  JoJolion en tiempo récord.

0 comentarios: