Series de TV: Iron Fist


Después de una espera no tan larga, el fin de semana pasado llegó a Netflix el estreno de su cuarta serie original junto a Marvel: Iron Fist.
Siguiendo los pasos de Daredevil, Jessica Jones y Luke Cage, el héroe Iron Fist llegó con 13 episodios para disfrutar una nueva historia de Marvel en la pantalla chica. 
Sin embargo, no todo pintaba tan bien para esta serie antes de su estreno, ya que despertó mucha polémica previamente debido a temas raciales y a las reseñas de sitios que tuvieron acceso a algunos episodios antes, prediciendo que sería la primera serie mala de la dupla Netflix y Marvel.
Ahora que salió para todo el público y tuvimos la oportunidad de verla, podemos hablarles un poco sobre esta serie. 
En Iron Fist conoceremos la historia de Danny Rand, que de pequeño tiene un accidente viajando en avión con sus padres, y aparentemente mueren los tres.
Pero la realidad fue otra: Danny sobrevivió, y fue rescatado por unos misteriosos monjes que lo adoptaron, entrenaron y criaron.
15 años después, Danny regresa a su hogar en Nueva York, para intentar recuperar su nombre y la compañía de su padre. 
Para hacerlo, tendrá que superar varios obstáculos. Primero están los Meachum, los hijos del socio del padre de Danny, que ahora comparten el liderazgo de la compañía Rand. Los Meachum se encontrarán constantemente en desacuerdo en cómo tratar con Danny, y se verán muy afectados por el regreso de él.
No todo será rollo administrativo en la vida de Danny: la compañía se encuentra manejada entre las sombras por una conocida organización: La Mano. Después de conocerlos en Daredevil, veremos un poco más de su alcance en esta serie, sobre todo en su villana Madame Gao, que también conocimos en Daredevil.
Por suerte, el entrenamiento que Danny recibió durante 15 años no fue un entrenamiento normal: fue para volverlo el Iron Fist o Puño de Hierro, un legendario héroe que está destinado a ser el destructor de La Mano.
También Danny contará con ayuda de algunos amigos, sobre todo la hábil luchadora y maestra Colleen Wing, y con la ya conocida enfermera Claire Temple. 
Como pueden ver, las conexiones con las series pasadas están bastante claras, pues desde el principio oímos sobre La Mano, y veremos a varios personajes ya conocidos, y se hará mención de algunos otros.
Esa es la trama básica de la serie, que se irá desarrollando y enredando un poco conforme pasan los episodios.
Ahí encontramos el primer problema de la serie: la historia parece querer abarcar demasiadas temáticas al mismo tiempo, y muchas quedan desarrollándose y cerrándose de forma algo pobre. 
Relacionado con esto está el hecho de que no hay un villano fuerte, y en vez de eso hay varios muy pobres en su construcción. Al contrario de las series pasadas, donde teníamos villanos como Kingpin o Killgrave que le daban bastante sustento a la serie, en este caso nos quedamos algo insatisfechos en ese aspecto. 
La serie tiene bastantes escenas de pelea, como era de esperarse por tratarse de un personaje tan basado en las artes marciales, y sin embargo también nos queda a deber en ese aspecto. Algunas peleas se sienten algo aburridas, y son pocas las que realmente nos sorprenden. 
A pesar de los problemas, sería exagerado decir que Iron Fist es una serie mala. Al contrario, es bastante entretenida, y cumple el cometido de presentarnos a un nuevo personaje y un nuevo mundo de interacciones, encajado en la gran perspectiva que se ha ido armando. 
Sí, Iron Fist es probablemente la peor de las series de Marvel hasta ahora, pero repetimos, no por eso es mala, y uno se encuentra viendo episodio tras episodio hasta terminarla. 
Y sobre todo, esta serie hace que nos emocionemos bastante por la cercana The Defenders, donde por fin se juntarán los héroes que hemos conocido a través de las series de Netflix. 
Les recomendamos mucho ver Iron Fist si son fans de Marvel, si ya vieron las series pasadas, si son fans del personaje y si son fans de las series en general. 

0 comentarios: