Kamite Manga: Deadman Wonderland #13


El día de ayer fuimos a nuestra obligada visita a La Mole Comic-Con, y nos la pasamos bastante bien. Pronto hablaremos un poco del evento, pero mientras, hablaremos de un manga que compramos.
Como es usual también, en la convención aprovechamos para comprar las novedades de las editoriales de nuestro país. Nuevos títulos abundan en La Mole, en especial en los stands de Kamite y Panini.
Pero también en la convención pudimos aprovechar para comprar el último tomo de un manga que nos gusta mucho: Deadman Wonderland.
Cabe decir que este tomo final se tardó bastante en llegar, y lo esperábamos con ansias. Suponemos que Kamite quería aprovechar la convención para liberar el último número, pero al fin lo tenemos.
Al igual que con Mirai Nikki, tiene mucho que no reseñábamos los tomos individuales, pero seguíamos con mucha emoción esta historia. 
Ahora ha llegado el inevitable final, que en muchas ocasiones puede arruinar la historia si el final no es bueno (te estoy, Mirai Nikki). Nuevamente, esperen spoilers porque analizar el final de esta historia los necesita un poco. 
La premisa original de Deadman Wonderland era algo simple: una prisión que contenía un secreto muy oscuro. Al principio, no sabíamos bien qué pasaría ni quiénes eran los personajes que resultarían siendo importantes.
Pero después, el manga toma un ritmo espectacular: cada tomo está lleno de revelaciones, de batallas con acción increible, y de desarrollo de los personajes que hemos ido conociendo. 
Todo esto llega a su culminación en este tomo. Aquí ya sabremos todo lo que estaba oculto en la historia: la verdad de Shiiro, así como la de Ganta. La relación entre ellos dos resulta ser el eje principal de la historia, y aunque no lo parecía en algunos momentos, todo cobra sentido aquí.
Pero no sólo los protagonistas lucen en esta historia. Ganta ha hecho muchos amigos en su paso por Deadman Wonderland, y aquí vemos como todos ellos también han cambiado, y la mayoría de los personajes cumplen su papel en la historia. 
El punto más alto de la historia es una batalla a muerte entre Ganta y Shiiro, en la que revelan sus sentimientos más honestos. Cabe aclarar que el romance no tiene nada que ver aquí: Ganta y Shiiro se quieren y se aman, pero sin entrar en enamoramientos que se pudieron haber sentido forzados. No, el amor entre nuestros protagonistas surge completamente de lo que vivieron juntos cuando eran pequeños, de sus orígenes, de sus traumas y de su reencuentro, así como de todo lo que llevó hasta el enfrentamiento.
Este punto es importante porque en ocasiones, el romance forzado también puede arruinar una historia (estoy mirando nuevamente a Mirai Nikki). En cambio aquí sí se habla de amor, pero no de una manera que resulte ridícula o poco creíble. 
El final resuelve algunas dudas, pero queda también algo abierto. El manga plantea una pregunta al concluir: ¿y el carpintero fue feliz? Creo que esta es una pregunta que debe contestar el lector, al interpretar todo lo que acontece en el manga.
En lo personal, creo que la respuesta es sí. Al final vemos a los personajes que conocimos en esta historia seguir con su vida. Pero nadie es igual: todos quedan cambiados por los eventos violentos y traumáticos que sobrevivieron. Lo importante, la moraleja de esta mórbida fábula es que siguieron adelante, sin impotar todo eso. Y comparándolo con la vida diaria, ese también es el secreto de la felicidad: seguir adelante a pesar de todo lo negativo. 
Y sí, al parecer este manga me pegó bastante y me estoy poniendo filosófico y reflexivo. Pero al final, para eso leemos estas historias, para lograr encontrar algo que nos transmita sentimientos y pensamientos.
En mi opinión, Deadman Wonderland logra esto muy bien, y por eso considero que este tomo fue un final ideal para la historia. 
Por eso es que recomiendo ampliamente este manga. A diferencia de Mirai Nikki, que el final resultó algo decepcionante y arruina por completo la recomendación, Deadman Wonderland lo recomiendo ampliamente desde el principio hasta el final, pues es una historia que se mantiene fiel a su narrativa y a su concepto, y que al final se desarrolla de una manera creíble y satisfactoria. 
Si seguían este manga y lo dejaron por alguna razón, dénle otra oportunidad, en verdad se la merece. Y si nunca se han acercado a la historia, o incluso al manga, pero les gustaría, Deadman Wonderland es el mejor manga para hacerlo, sobre todo si pueden adquirirlo en su totalidad en alguna oportunidad como en convenciones o en tiendas especializadas.
Sin más, quedamos muy satisfechos por este manga, así como por la editorial Kamite que lo publicó siempre con gran calidad. Esperamos escojan más historias como esta para publicarlas, y que sigan con su gran trabajo al publicarlas. 

0 comentarios: