Spider-Man: Blue #03



La publicación de la semana pasada de Spider-Man: Blue tuvo un final bastante interesante, ya que nos relata el momento en el que Peter Parker conoció a la mujer que terminaría siendo su esposa mucho tiempo después: Mary Jane Watson. Como ya sabemos, por ahí de los 60’s y 70’s el drama por el triángulo amoroso entre estas dos bellas mujeres y nuestro héroe arácnido llevó mucho peso en los cómics de esa época hasta que todo terminó con la muerte de Gwen.

Pues bien, en el número de esta semana, es la famosa pelirroja quien se lleva toda la atención.

Peter se reúne con Gwen, Flash, Harry y otros chicos de su escuela y, para sorpresa de todos, Mary Jane lo acompaña. Mientras los demás hombres no pueden creer que Peter tenga una amiga tan guapa, Gwen trata de disimular los celos que siente ante la nueva amiga de Peter. Mientras ordenan algo, Peter ve en las noticias que el Lagarto está suelto y, con el pretexto de que debe conseguir fotos para el Daily Bugle, se retira del lugar pero no se va solo ya que Mary Jane decide acompañarlo.

Mientras la pelirroja distrae a uno de los policías custodiando la zona de peligro, Peter se escabulle y, con el traje de Spider-Man puesto, pelea contra el Lagarto quien es en realidad el Doctor Curt Connors. El villano se esconde en unas vías subterráneas, donde se encuentra con un misterioso personaje el cual le sugiere que se unan para terminar con Spider-Man, pero Connors se niega.

De regreso con Mary Jane, Peter le dice que tiene que irse a entregar las fotografías, pero en realidad se dirige al laboratorio del Dr. Connors para detener al Lagarto (quien no sabe que él y el Doctor son la misma persona) y lo logra justo a tiempo antes de que su esposa y su hijo lleguen al lugar.


 Al final del día, la historia tiene un final feliz; pero como el mismo Peter dice: Después de algo bueno siempre llega algo malo.

La historia nos adentra un poco más a la vida de Peter y los problemas cotidianos que él y toda persona normal tiene a esa edad, lo que le da ese toque de realismo y simpatía que la mayoría de los lectores de cómics siempre ha sentido hacia este personaje. Aunque ya sabemos como termina (T_T), sigue valiendo la pena leer este especial semanal que nos regresa un poco al pasado y, especificamente, a uno de los hechos que marcó la vida de Spider-Man para siempre.

0 comentarios: