MPH #1

Millarworld empezó en 2004 con Chosen y Wanted esta última adaptada al cine con Angelina Jolie y James McAvoy, para seguir después con títulos como las tres partes de Kick-Ass, que también fueron adaptadas al cine y finalmente, tenemos MPH, que es de la que les escribo hoy. 

MPH 1 nos habla en la primera parte del número, del surgimiento de los súper humanos en 1986 y de toda la destrucción causada por una sola persona, en un incidente que fue ocultado y olvidado por el gobierno de los Estados Unidos.

Posteriormente se nos presenta a los personajes principales, un narcotraficante de las leyes de la atracción que está a punto de aprender que sólo con desear las cosas, no es suficiente que pasen, y su jefe, el hombre que lo vendería al sistema judicial por poseer a la mujer del otro, al más puro estilo de Dumas en el conde de Montecristo.
 
Roscoe es un idealista, un firme creyente del honor y de la lealtad, pero como el resto del universo Millar, todos los personajes son dotados de cierto grado de obscuridad, y aquel que vive mejor no es quien sea más honesto sino quien está más a gusto haciendo lo que sea con tal de obtener lo que se desea. Así pues, Roscoe deja de ser el optimista que conocimos al principio, para centrarse en buscar su venganza.

En realidad no hay mucho que comentar, como principio de una serie, se nos dan varias interrogantes que podremos averiguar a lo largo de lo que dure la serie, como la identidad del primer súper humano y su paradero, así como lo que hizo posible que MPH, la droga que los convierte en tales, llegara a manos del protagonista. 

Pero no vemos tan claro que Millar haya cumplido su promesa de poner de manifiesto los problemas de la sociedad actual como tanto pregonaba. En cuanto al arte, es detallado, aunque no precisamente agradable, y la paleta de colores, se nota en su mayoría falta de saturación para ayudar a la ambientación de la historia.

0 comentarios: