Panini: Uncanny #2

El penúltimo número de Uncanny inicia retomando lo del último número: Maggie y Weaver van en un avión privado conseguido por el empleador de estos dos distinguidos personajes. Mientras viajan, Maggie le comenta que tiene habilidades similares a las de cierto canadiense peludo, se mueve rápidamente y tiene factor de curación. Al llegar a Nueva York, esperan en una sala blanca en la que un dibujo de un lobo está pintado en la pared, elemento de interés más adelante como lo sugiere la reacción de Weaver. Pasan a ser atendidos por Deacon Styles, la mente detrás del reclutamiento, quien le comenta a lo que se dedica: a recolectar "activos", como le llama a las personas con poderes particulares. Para convencerlo, le presenta la vida de Weaver: Su nombre original, madre, padre, estatus de los susodichos, etc. Esto mueve a Weaver, además de la jugosa recompensa de medio millón de dólares para robar un maletín de un doctor de CADRE, un centro médico que desea estudiar a los activos para poder replicar los poderes y venderlos; sin dudarlo, Weaver acepta después de saber cuánto dinero hay en juego. Weaver y Maggie se preparan para el asalto, mientras Deacon conoce otro misterioso personaje en un cuarto secreto en su oficina, éste personaje hace mención de un símbolo que parece tratarse del lobo. Para terminar el tercer número, se ve cómo el Doctor De Santos se prepara para viajar con el maletín a sabiendas de que Deacon Styles planea intervenirlo.

El cuarto número es el final del tercer día, ya están listos para ejecutar el plan con la información proporcionada por Styles. Weaver sabe que les hace falta una última cosa: un conductor, por lo que visita a un viejo amigo para pedirle ayuda y disculpas por un trabajo pasado que no salió bien. Pero Weaver no está ahí para reclutar, ya que en un momento de descuido toca a Roke para robarle sus habilidades al volante y dejarlo inconsciente. Para cuando el avión aterriza, Weaver ya tiene preparado el camión de la basura con el que atacarán. Las páginas consecuentes son escenas de persecución dignas de un Duro de Matar, la típica escena de la persecución de carretera entre autos negros con guardias y señuelos. Durante todo este relajo, Styles es emboscado en su edificio por un helicóptero bien armado, pero un aparente poder de Styles hace que el helicóptero choque con otro para evitar un final fatídico. No podemos decir lo mismo de Maggie y Weaver, ya que al capturar el vehículo en el que se transportaba el doctor reciben una sorpresa no grata que nos deja pendientes para saber la conclusión de esta historia en el próximo número.

0 comentarios: