Lucifer, la opción estrella de la Mañana



La mayoría de nosotros conocemos Sandman. Pero el tema que nos ocupa hoy, es uno de los spinoffs menos conocidos y quizá mejor escritos de: Lucifer, The Morningstar option. Lucifer es después del propio Oneiros, uno de los personajes más interesantes dentro del universo de Sandman. Es el señor del infierno, no importando que se haya visto a compartir el trono.

Al principio de la serie podemos verlo retirado como señor del infierno, en la tierra, siendo dueño de un bar en la tierra, llamado Lux, donde por las noches toca el piano. Su problema es el hastío. Ya no quiere ser amo y señor del infierno, pero tampoco quiere quedarse en la tierra, porque es al fin y al cabo la creación de Yaweh, y Lucifer es un hijo rebelde, es EL hijo rebelde.

En realidad todo se reduce a eso. El Lucifer de Mike Carey no es un ser despiadado que busca nada más que la perdición de la humanidad. Porque a él le tenemos sin cuidado; la humanidad no es un factor relevante para nada; él es un ser que lo único que busca es la verdadera libertad, la completa realización de su voluntad, limitada por la creación en la que habita, la de su padre. Quiere ser amo de sí mismo, pero no puede serlo porque ha sido creado por alguien más.

Su búsqueda es la de la independencia; de su padre, de sus ideas, de su creación. Todas sus acciones se basan en ello, en esa búsqueda de libertad y de independencia. Es un personaje más cercano a El Paraíso Perdido de John Milton, que a las historias católicas de la encarnación absoluta del mal. Y eso es lo que lo hace interesante, lo llena de matices.

Como serie, Lucifer además introdujo una novedad a la que estamos muy acostumbrados: Los recopilatorios. Sus ventas nunca fueron muy buenas pero se compensaban en los recopilatorios que Vertigo lanzaba al final de cada arco argumental.


Y tiene varios, que exploran no sólo la idea del infierno de la que es amo y señor sino que a su lado podemos explorar lugares como las mansiones del silencio, el Valhalla y La casa de las salas sin ventanas, infiernos de otras culturas. Conocemos otros personajes, aterradores y extraños, pero no por ello menos interesantes ni menos desarrollados que el mismo Lucifer Estrella del Alba.

0 comentarios: