Capitán América, Marvel NOW.


Antes que nada, quiero agradecer al staff de El Androide en la Mazmorra por la invitación al blog. Para iniciar, decidí elegir a uno de mis favoritos: El Capitán América.

El pasado viernes 16 de mayo salió en México Capitán América #13, parte de la línea de Marvel NOW que se ha publicado desde el año pasado. Además de la reseña, haré un pequeño resumen de lo que ha pasado en esta nueva historia del Capitán América a cargo de Rick Remender que tal vez recordarán por su trabajo en Venom (2011-2012) y John Romita Jr., el cual seguramente conocen por sus más recientes trabajos en Kick-Ass y próximamente Superman.

Después del excelente trabajo de Ed Brubaker como guionista del Cap, el cual dejó un muy buen sabor de boca durante la etapa de Civil War y abandonó su puesto después de la cancelación de la serie en 2012, Marvel se dio a la tarea de buscar un nuevo equipo creativo que hiciera un cambio radical en las historias antes contadas acerca del Centinela de la Libertad. Con el relanzamiento de Marvel NOW, la serie dio un giro de 180 grados en cuanto a ambientación y personajes recurrentes. Dejando atrás el estilo thriller político al cual estábamos acostumbrados, Remender nos trae  una nueva propuesta con el regreso de algunos personajes que han formado parte de las historias del Capitán y la inclusión de personajes nuevos, los cuáles juegan un papel importante en el desarrollo de ésta nueva etapa.

La historia se desarrolla en la Dimensión Z, un mundo lleno de mutantes gobernado por Zola, donde el espacio cambia constantemente y el tiempo avanza mucho más rápido que en el mundo real. Steve Rogers termina en este lugar el día de su cumpleaños número 90, después de haber caído en una trampa en un tren subterráneo. Ahí conocemos a Ian Zola, quién es rescatado de su propio padre por Steve siendo aún un bebé. Rogers cuida de él, lo adopta como hijo propio y juntos pasan años vagando y luchando por sobrevivir. Se encuentran con una raza alienígena llamada Phrox, los únicos que están en contra de Zola dentro de la dimensión, y terminan aliándose con ellos para tratar de derrotar a Zola y su ejército de mutantes y encontrar la manera de escapar. Antes de que Steve salvara al niño,  Zola ya había experimentado con él. Un día pierde el control y ataca a su padre adoptivo, quién no pone resistencia y trata de hacerlo volver en sí. Cuando está a punto de lograrlo, inesperadamente alguien le dispara  en la garganta e Ian cae muerto. Se revela que la persona que disparó es Sharon Carter (mejor conocida por ser quien “asesinó” a Steve en Civil War y luego lo trajo de vuelta en Captain America: Reborn), quién ha llegado a salvar a Steve. Después de una batalla contra los mutantes y el mismo Zola, Sharon sacrifica su vida al explotar el lugar mientras Steve escapa junto con Jet Zola, otro personaje nuevo que se debate entre la filosofía de su padre y la de Capitán América. Después del escape, se revela que Ian sobrevivió y es proclamado el nuevo “Nómada”, un nombre que han llevado varios personajes en el cómic a través de los años. De vuelta en el mundo real  no tarda en aparecer una nueva amenaza. Frank Charles Simpson mejor conocido como Nuke, surgido de otro intento fallido de recrear el suero del súper soldado. Aliado con Sam Wilson, su compañero de hace ya varios años mejor conocido como Falcon, Steve debe detener a Nuke y prepararse para lo que viene.

En el número 13 de Capitán América, vemos una batalla de ideologías entre los dos soldados americanos, la lucha interna de Nuke y un misterioso personaje que al parecer está relacionado con el caos que Nuke está haciendo. En este tomo volvemos a ver un poco de acción después de ver a un Steve Rogers desesperanzado y deprimido en los números pasados.  Desde mi punto de vista, el vacío que dejó Brubaker no ha sido llenado aún por Remender. Tiene buenas propuestas y algunos de los nuevos personajes nuevos (en su mayoría villanos o anti-héroes) tienen potencial (si son bien manejados), pero la historia avanza demasiado lento; además hay veces que pareciera que Remender no conoce verdaderamente al personaje principal.

En cuanto al trabajo artístico, sigue sin ser destacable. Los primeros tomos estuvieron a cargo de Romita Jr., que si bien su trabajo no es malo, cae en lo mismo de siempre. A partir del número 11 (me parece que aquí en México es el 10), Carlos Pacheco toma el mando y, a pesar de mantener el estilo de Romita, logra hacer un trabajo un poco más realista. Lo que si es que ambos han logrado hacer algo visualmente agradable y atractivo.

En general es una historia lenta que hasta ahora no ha sido relevante pero podría tornarse más interesante en los siguientes números, tan sólo es cuestión de esperar. Como fan del Cap, no estoy del todo satisfecha pero tengo esperanzas en que mejore. La crítica está dividida y ya es cuestión de gustos. ¿A ustedes qué les parece? ¿Qué opinan de los nuevos personajes hasta ahora vistos? 

0 comentarios: