Mis fangirls como mi café



Algo que parece nunca marcharse son algunos estereotipos negativos acerca de los aficionados a los cómics.

Aunque poco a poco los personajes salidos de los cómics se han ganado un lugar en la cultura popular y son conocidos por más y más personas, pareciera que ser un aficionado de hueso colorado a este medio nunca dejará de tener implicaciones desafortunadas.

En esta ocasión, no me refiero con esto a la imagen estereotipada del nerd lector de cómics, en mala condición física, socialmente inepto, eterno inquilino de sus padres y que conoce mejor la biografía de Batman que el número de teléfono de su celular.

Es otro estereotipo, que puede causar problemas más graves a que alguien se sorprenda que sí, es posible ser un aficionado a Linterna Verde y al mismo tiempo tener una vida social satisfactoria.

Este es la mentalidad de "club de Toby" de los aficionados a los cómics, esto es, tener como lema "no se admiten niñas". Si eres mujer no te queremos aquí, donde estamos los veraderos aficionados a los cómics, muchas gracias. No las queremos aquí, fangirls.


Una fangirl se aproxima a una convención de cómics con su cosplay de Thor. Seguro no sabe en qué número de cómic Thor comió por primera vez un perro caliente.

Esta manera de pensar me confunde mucho. Me cuesta trabajo comprender porqué podría molestarle a alguna persona que a alguien le guste lo mismo que a ti sólo por que es mujer.¿No debería ser algo agradable saber que hay más con quienes compartir aquello que disfrutas?

Al parecer, no. Para algunos, la idea que una mujer comparta su entusiasmo por los cómics es tan molesto, tan ofensivo y tan intolerable que tienen que expresarlo de todas las maneras posibles.

Incluyendo simpáticas camisetas puestas a la venta en WonderCon, una convención de cómics, que lucen como esta:

Fotografía tomada del timeline de @LandryQWalker

"Me gustan mis fangirls como me gusta mi café. Odio el café."

Olvidemos por un momento que la frase de esta playera no tiene mucho sentido, ni es lo que se entendemos como "graciosa". Eso ya ha sido discutido por otros.

El problema con esta playera es que indica una tendencia entre los aficionados a los cómics de rechazo hacia las fangirls, es decir, aficionadas a los cómics o cualquier cosa en general.

El mensaje que comunica es que las mujeres no son bienvenidas en un lugar en donde se reunen los entusiastas de los cómics por el simple hecho de ser mujeres. Porque, supongo, hay que mantener inmaculado el Club de Tobi de lectores de cómics, sin la intrusiva presencia de las mujeres.

Este tipo de mensaje no ha pasado desapercibido, e incluso Greg Rucka, escritor de amplia trayectoria, ha hablado sobre ello. ¿Por qué? En sus palabras:
"This fandom, that fandom, guess what? It doesn’t belong to you.
You don’t own it. You partake in it. It’s called community."
(Este fandom, ese fandom, ¿saben qué? No les pertenece. No es de su propiedad. Ustedes son parte de él. Se le llama una comunidad.)
Y es verdad. Que a mi me gusten los cómics y sea un fan de los cómics, no me hace a mi poseedor único del derecho de ser un fan de los cómics, ni me permite a mi decidir a quienes les permito ser fans de este medio y a quienes no.¿Que no a todos nos gusta la misma cosa? ¿No sería mucho mejor si fueramos, no sé, una comunidad de personas que podemos reunirnos y hablar de un tema que a todos nos apasiona?

Actitudes como esta sólo logran perpetuar un estereotipo muy negativo acerca de los aficionados a los cómics que a la larga es algo que ahuyenta a personas interesadas en adentrarse en este medio.

 Y ¿saben qué? A mi me gustan mis fangirls como me me gusta mi café: descafeinado.

0 comentarios: