¿Qué podemos aprender de Injustice?

El videojuego Injustice: Gods Among Us tuvo una buena recepción entre el público aficionado a los juegos de pelea. Esto no fue una sorpresa, en cierto modo, este juego es un sucesor espiritual de "Mortal Kombat" y contaba con la licencia de DC, de cuyos personajes ha habido una sequía de juegos decentes.

Lo que sí fue una sorpresa es el éxito que tuvo el cómic tie-in del videojuego. Este cómic fue distribuido, en un principio, exclusivamente en formato digital, lo cual es una manera velada por parte de DC de decir "no creemos que esto se venda bien de manera tradicional".

El cómic de Injustice resultó ser uno de los mejores vendidos en formato digital, no sólo en lo referente a títulos de DC, sino en general; incluso las versiones impresas de los cómics digitales se han vendido de buena manera. Pero no es sólo ventas, el título ha sido bien recibido por su contenido por lectores veteranos y más importante aún, por lectores nuevos al mundo de los cómics.

Esto es sobresaliente porque uno de los problemas más grandes que enfrentan las editoriales de cómics es la atracción de lectores nuevos. Que  Injustice atraiga a personas que nunca antes se habían interesado en comprar cómics es de gran interés para DC y resulta valioso retomar las lecciones aprendidas con este título.

¿Qué podemos aprender de Injustice?

1. El héroe que se vuelve villano es una historia atractiva


No es para nada una idea nueva, que el héroe que hace el bien y detiene a los chicos malos se torne malvado y se convierta en villano es un argumento tan viejo en los cómics que en los 60s una cantidad considerable de historias de Superman trataban de esto.


Esto me resulta familiar.

Esto no impide que ahora mismo, en algún lugar, un joven escritor se ha levantado de golpe de su asiento, ha corrido directo con su amigo que lo ayuda a dibujar y le ha dicho "carnal, tengo la idea más genial de todas. Imaginate. Pon mucha atención. Deja ese porro. Escúchame. Imagínate que *cualquier superhéroe* se vuelve malvado". Entonces a su amigo se le abren los ojos como platos, salta de su respectivo asiento y dice "¡hagámoslo!" al mismo tiempo que le da un beso en los labios a su amigo escritor.

Es irresistible. Quizás pasen siglos y que un héroe de desvíe de su camino seguirá siendo atractivo. E Injustice nos proporciona más de esto que disfrutamos, Superman se sale de control y va directo a convertirse en un tirano invencible.

2. Injustice no se toma por completo en serio

En ocasiones anteriores que se ha contado una historia como la de Injustice se ha optado por un tono por completo serio, es lo que en opinión de los equipos creativos amerita una historia madura para lectores maduros.

Si se cuenta una historia en la que todo es trágico en todo momento, no hay contraste alguno que le permita a los lectores contextualizar y dar la dimensión que los creadores desean a lo que están contando.


Pleno siglo XXI y Ollie aún quiere ser Batman.

Injustice, por el contrario, se da la oportunidad de incluir humor en sus páginas. Algunos personajes, no importando lo deprimente que se torna la situación, cuentan chistes, son sarcásticos y parecen divertirse. Esto no sólo hace que leer Injustice tenga momentos en los que el lector puede reír, también ayuda a acentuar los momentos dramáticos.

Además, hay eventos tan absurdos que es imposible no reír de ellos aunque no es claro si esa era la intención de los creadores.

3. Es una historia en la que pueden cambiar las cosas

En la continuidad normal de DC es imposible que muera el Joker. Matarlo de manera definitiva en una historia sería renunciar a las ventas que atrae este personaje. Es por eso que Batman decide mandarlo a un manicomio notoriamente inútil para rehabilitar a sus pacientes e incapaz de mantenerlos confinados.

No importa a cuantas personas mate el Joker, en ningún momento un grupo de policías, después de que Batman lo atrapa le aplicarán la ley fuga y le meterán una generosa cantidad de balas en la cabeza mientras está esposado. Nadie los culparía, nadie se quejaría. Bueno, quizás sólo Batman.


Sólo vean la cara de Batman.


Injustice, en cambio, permite que las cosas cambien, que personajes mueran y que esto dure más de el obligatorio tiempo para atraer ventas. Esto es satisfactorio para lectores dedicados que se han cansado de que todo cambio que ocurre en las páginas de sus cómics favoritos será revertido, si representa cambiar algo que genera dinero para las editoriales.

Para los lectores nuevos es también atractivo, están leyendo una historia donde parece que todo puede pasar y eso es algo que nos engancha de manera muy poderosa a continuar leyendo.

---

En conclusión, Injustice ha resultado ser un éxito inesperado para DC que, sin que sea su propósito, deja en evidencia algunos de los vicios de las editoriales grandes.

Es seguro que no es la mejor historia jamás contada ni tampoco es novedosa, pero aún así podemos aprender un par de cosas de este título.

0 comentarios: