Kamite: Chew #3

Me tiene bien contento que Chew siga saliendo regularmente, porque más allá de ser un cómic, Chew consiste en una sólida narrativa sobre pequeños cuentos ligados a una historia regular. En esta ocasión la historia se centra en Amelia Mintz, una saboescriba (y sospechada cebópata) porque tiene la habilidad de escribir sobre la comida de forma tan precisa que es posible saborearla mientras se va leyendo. Pero como todo en la vida, el abuso del detalle, en éste caso en la comida, le es desagradable a muchos, por lo que en las primeras páginas se les puede ver vomitando a media calle después o durante la lectura de los artículos de Amelia. Una persona que no comparte ésta perspectiva es nuestro amigo el Agente Chu, ya que a él le es imposible degustar la comida como Dios manda (por razones mencionadas en los 2 números anteriores), leer éstos artículos le permite saborear la comida como nunca había podido antes; además de que no es de mal ver para Chu. Lamentablemente, los reportajes de Amelia no le parecen al nuevo jefe de Chu, por lo que el Agente es enviado a las oficinas del periódico donde trabaja Mintz para despedirla de alguna forma. Para sorpresa de nadie, ya hay una fila de gente esperando para reclamar por lo que escribía, entre ellos unos franceses que se hacen paso a la fuerza, y de colado un misterioso personaje que dará de qué hablar en próximos números. Para no arruinarles la diversión, ni el final, sólo queda resumir que en la segunda mitad del cómic verán acción, romance, vómito, amor y una traducción muy chusca que no deja de sorprenderme. Cuando tengan la oportunidad de leer éste cómic no dirán "Ya valió :(" y sabrán que es "amor de verdad".

0 comentarios: