Amazing X-Men #2



En el número anterior descubrimos que Azazel, el padre de Nightcrawler y para esta ocasión ataviado como un pirata, tiene planes, aun no explicados pero sin lugar a dudas siniestros, que involucran al paraíso. Como Nightcrawler está muerto es el primero en enterarse. Por su parte, los X-Men son absorbidos por un portal misterioso.

En este número, acompañamos a Firestar, Iceman y Storm en una visita al infierno mientras que Wolverine y Northstar disfrutan (no realmente) su estancia en el paraíso.




Ocurre poco aunque hay mucho diálogo, bromas y la narración de Nightcrawler en la que suena a un adolescente atormentado. Lo más sobresaliente que pasa es que los X-Men se enfrentan a un par de figuras históricas, una apropiada para el tema de piratas que Azazel ha adoptado con tanto entusiasmo y otra que es el asesino serial del siglo XIX que todo mundo conoce. Sí, involucra destripamientos.

Entre lo positivo, el arte es bueno, el contraste entre infierno y paraíso luce mucho en las páginas, los diseños de cierto destripador y de cierto pirata son poco convencionales y no desentonan con los tintes sobrenaturales de la historia.



De verdad desearía que hubiera más que decir del contenido de este número que "los X-Men se pelean un rato, hay una revelación, continuará en el siguiente número", pero no es el caso. No es un mal cómic en ningún sentido, es divertido, no se toma en serio y los he disfrutado, pero se siente poco importante, incluso para contar su propia historia.



La sospecha de que Nightcrawler revivirá al final del primer arco de este título sin duda es un gancho fuerte para los aficionados al personaje, sin embargo, por divertida que sea la premisa de Azazel vestido de pirata causando estragos en el mundo después de la muerte, podría no ser suficiente para mantener interesados a los lectores más casuales.

Será cuestión de esperar a leer los siguientes números, mientras tanto, es recomendable, pero no indispensable.

0 comentarios: