The Walking Dead: La guerra con todo

Ya encarrerados con la salida de The Walking Dead #116 el día de ayer (el que pueden conseguir AQUÍ), vengo a hablarles un poco del fenómeno que, para fines prácticos, abreviaré como TWD. Cuando Kirkman empezó TWD en el 2003, nadie, supongo que ni siquiera el propio Kirkman, pensaba que la serie se convertiría en un suceso tan grande y tan importante, al punto de llegar a tener una MUY exitosa serie de TV, cosa que ningún cómic fuera de Marvel o DC había logrado antes; y no, The Tick no cuenta. Ni tampoco que se volvería un cómic de culto con una duración de 10 años con 116 números y un par de especiales. Pero, ¿A qué se debe el suceso de la serie? Sin duda alguna, o al menos a mi parecer, es porque la serie no se centra en los zombies. No me lo tomen a mal, soy MUY fan de los caminantes, como les llaman en esta serie, pero creo que la sobre-explotación del éxito de estos monstruos ha hecho tediosa y repetitiva la idea de caníbales podridos caminando por ahí. La importancia es tan poca que no se ha revelado la causa por la que, en esta serie, los "Walkers" se empezaron a proliferar, ¿y saben qué? No nos importa. ¿Qué es lo que nos importa en The Walking Dead? Las personas. Hace un tiempo ya dejaron de ser personajes y empezaron a ser seres vivientes. Los que leyeron TWD #100 no me dejarán mentir. Después de que Negan hace LA villanada en la historia de los cómics hasta el momento, no tuve otra opción más que sentirme asqueado, algo nervioso y, en menor medida, triste, porque en ese número se pierde algo más que un personaje, se pierde la humanidad. Kirkman durante toda la serie se ha cansado de llevar al ser humano como sobreviviente a puntos extremos. 

¿Triple H? ¿ Eres tú?

La violencia es uno de los principales factores en la serie, y no por morbo grosero (como en los cómics de la editorial Avatar), sino porque es un factor muy importante en la vida diaria de los personajes, es matar o morir. No podemos dejar atrás el hecho de que nada de lo antes mencionado sería importante sin un punto de cohesión: Rick Grimmes. Es impresionante cómo es que este hombre ha cambiado desde que despertó en un hospital abandonado al punto en el que está ahora. Después de tanta muerte, tanta pérdida, tanto daño, pocos hombres, en situaciones cabales, podrían presumir de tomar las decisiones que Grimmes ha tenido que tomar, empezando por su servidor. La crudeza es sin afán de espantarlos de leer la serie, de hecho, aprovechando el espacio, los invito, si viven en México, a leer las hermosas compilaciones que Editorial Kamite nos ha hecho el favor de traer a nuestro país.
No sé si ya salió el #9. Pero de ser así, no tardo en ir por el.
Si el último número no les quita el aliento, les puedo asegurar que algo anda mal con ustedes. A estas alturas se comentarán: "Bueno, y yo qué no he leído el cómic o visto la serie, ¿De qué trata The Walking Dead?" TWD se centra en el sobreviviente Rick Grimmes, quien despierta de un coma en un hospital vacío para darse cuenta que el apocalipsis zombie ha comenzado. Rick, deseperado por la situación y un poco confundido, emprende una travesía para encontrar a su (muy molesta) familia conformada por Carl, su hijo, y Lori, el personaje más odiado en la historia de la televisión, su esposa. A través de esta búsqueda y eventual encuentro, Rick conoce a personajes de vital importancia en su vida, al punto de llamarlos familia, como Glenn, Hershel y su hija Maggie, Andrea, Michonne, Jesus, Carol, Tyreese, Abraham y, recientemente, Jesus y Ezekiel. Y Rick hará TODO, por protegerlos. Como podrán ver, es una serie rica en personajes, personajes que no incluyen a Daryl Dixon. Así es, Daryl no existe en el cómic y es el mejor personaje de la serie de TV.
Griten, chicas.
PERO, como en toda serie, existe el antagonismo, y The Walking Dead ha visto a 2 grandes tiranos que jamás olvidaremos: The Governor y Negan. Quienes a más de uno darán dolores de cabeza y los harán pensar en la crueldad humana que, a fin de cuentas, es el otro extremo de la supervivencia. Ya que, a pesar de los esfuerzos altamente sadistas por parte de los dos, humanamente tienen una justificación psicológica de su comportamiento, que es, al igual que Rick, sobrevivir a como de lugar y con las mejores comodidades posibles. Como en todos lados, hay gente buena y gente mala, y nunca había sido tan clara la diferencia.

Nada que ver. El Governor debió de haber sido Danny Trejo.
¿Y la serie de TV?, dirán ustedes. Eso es material para otro momento, ya que El día domingo grabaremos nuestro primer podcast, para publicarlo el día lunes tan pronto como sea posible. ¿El tema? Cómics que han saltado a otros formatos: Cine, televisión, radio, etc. Del lado derecho verán una encuesta, voten por su película favorita ya que de eso hablaremos. Si su película favorita no parecen en la lista, los invitamos a que en nuestro Twitter, @AMazmorra, nos digan cuál es. También mandaremos saludos a los escuchas, así que si quieren ser mencionados, regálennos un comentario.

0 comentarios: