Reseña de Thor: The Dark World



Thor: The Dark World es una película digna de su predecesora, está cargada del humor involuntario que destacó de forma tan notoria en la entrega pasada, pero, al mismo tiempo, no descuida la esencia de la película y respeta a los personajes sin perder el ritmo. Se sitúa temporalmente después de Avengers, Thor regresa a la Tierra para buscar a Jane Foster, interpretada por Natalie Portman (V de Venganza), quien desaparece momentáneamente al ser poseída por el Aether, una antigua reliquia asgardiana, esto atrae la atención de Malekith, interpretado por Christopher Eccleston (Doctor Who/G.I. Joe: Rise of the Cobra), que desea la reliquia para regresar al mundo a la oscuridad durante La Convergencia de los nueve reinos. Además de los personajes antes mencionados podemos ver brevemente a The Warriors Three: Ray Stevenson como Volstag (Punisher: War Zone, Dexter), a un nuevo Fandral interpretado por Zachary Levi (Chuck) y Tadanobu Asano como Hogun (Ichi The Killer), sin olvidar a la guapa Sif (Jaimie Alexander) con la que hay una que otra situación incómoda referente a los celos que le tiene a Jane.

Aparte del cast guerrero, volvemos a ver (gracias al cielo) a Kat Dennings como catalizador de la comedia, y a un chiflado Stellan Skarsgård como el profesor Erik Selvig, quien aún sufre los estragos de ser controlado por un dios. Sin olvidar el obligado cameo de Stan Lee. Heimdall tiene más participación activa (comparada con la película pasada) y ya no vemos tanto en pantalla a Anthony Hopkins; Rene Russo sale a relucir en una breve pero impresionante actuación. Pero, sin lugar a dudas, de todos los personajes secundarios, Tom Hiddleston se lleva la película y, a momentos, se la roba al rubio (y soso) protagonista. Hay cosas ilógicas, como ¿Por qué Asgard, el imperio guerrero por excelencia, sólo tiene 3 barquitos para defenderse? o ¿Por qué SHIELD está tan tranquilo ante un evento que podría terminar en la destrucción de TODOS los universos? No obstante, todo se justifica con ese cameo sorpresa que tanta risa nos causó.

Los Dark Elves, en el mundo de los cómics, tienen su origen en Thor #344, donde aparecen de forma breve, más adelante se les volvería a ver en Thor #347. Además, Malekith apareció en la película Hulk Vs. y en la serie animada Avengers: Earth's Mightiest Heroes. Y, al parecer, la película no está basada en ningún material previamente escrito, lo cuál es una novedad.



Hay 2 escenas after credits, así que no se salgan cuando termine la película. No deseo hacer spoilers, pero tengo que hacer hincapié en la primera escena después de la primera tanda de créditos, ya que hace tie-in con Guardians of the Galaxy, con un tema que tocaré más adelante cuando ya la mayoría haya visto la película y pueda hacer observaciones sin arruinarle nada a nadie. La segunda escena es una babosada y no tiene relevancia alguna.



Como conclusión, es una película muy bien hecha, con una producción impecable, mucha galleta en las actuaciones y que no decepcionará a nadie. No los tendrá al borde del asiento, pero saldrán con una rara sensación de conformidad pese a que nadie, más que las fanáticas (gritonas) de Hemsworth o Hiddleston, esperaba gran cosa de la película. 

0 comentarios: